Extintores náuticos

Los incendios a bordo en las embarcaciones son uno de los riesgos reales y más peligrosos, tanto para todo aquel que en él se encuentre, como para el mismo barco. El origen y las causas que presentan pueden ser múltiples. Se debe tener en cuenta que a bordo, son inflamables más del 75% de los materiales. Entre los métodos más eficaces que hay para poder combatir los incendios a bordo, están los extintores náuticos, que son unos de los principales elementos en cuanto a seguridad que se exigen a bordo de las embarcaciones.

Clasificación de los incendios náuticos

Los incendios son clasificados por grupos según su naturaleza y el material de combustión.

Se necesita una clase de componente distinto para cada tipo de fuego, para así poder apagarlo. Este es el motivo por el cual existen diversas categorías de extintores clasificados según el tipo.

  1. Tipo A: Combustión de materias orgánicas sólidas como la madera, cartón, papeles, y trapos.
  2. Tipo B: Combustión de líquidos inflamables como las ceras, parafinas, grasas, disolventes, alcohol, y gasolina.
  3. Tipo C: Combustiones eléctricas y de gases inflamables como el acetileno, butano, propano, y metano.
  4. Tipo D: Metales combustibles y aleaciones: magnesio, sodio, potasio, aluminio en polvo, y titanio.

Clasificación de los extintores náuticos

  1. Extintores de agua.

Su aplicación es recomendada en fuego del tipo A. En ellos la expulsión es realizada mediante un gas a presión, que es incorporado al cuerpo de la botella o a través de un botellín auxiliar.

  1. Extintores de espuma.

Su aplicación es recomendada para fuego de la clase tipo B, y también pueden ser utilizados en fuego del tipo A.

  1. Extintores de polvo.

Existen varios extintores del polvo, el primero el polvo seco, para fuegos de las clase tipo B y C, es segundo es polvo antibrasas eficaz en los fuegos de clase tipo A, B y C, y el tercero polvo especial que son para los fuego de tipo D. la impulsión del polvo es realizada mediante la presión del gas CO2 o N2 comprimidos en un botellín adicional, o también mediante la presión incorporada en la misma botella que contiene el polvo.

  1. Extintores de CO2.

Su aplicación es muy útil y recomendada para pequeños fuego de la clase tipo B y fuegos en instalaciones eléctricas. Son llamados también de nieve carbónica, generan la impulsión por la propia presión del CO2 que contiene la botella.