Esquí acuático

Primero que nada el esquí acuático, es una modalidad del esquí, en la que se junta los estilos de dos deporte los cuales con el surf y el esquí. Este es un deporte que persigue las altas velocidades, y en algunos casos se hace valer de una cuerda sujetada por una lancha para poder optimizar la fuerza, el equilibrio y la resistencia del participante. Con este deporte acuático, pueden llegar a tener fuerza física, resistencia técnica y reflejos, estas son algunas de las cualidades que significa el practicar el esquí acuático. Un deporte que muchos lo practican con la finalidad de mejorar su equilibrio.

Beneficios de practicar el esquí acuático

Este es un deporte que tiene por finalidad, mejorar la fuerza física en los brazos y en las piernas, pero sobre todo, de trabajar el equilibrio del cuerpo.

A continuación se les nombrará algunos de los beneficios de practicar el esquí acuático:

  1. Aumenta la fuerza en brazos y piernas
  2. Es un deporte que libera tensiones, entre otros
  3. Mejora el equilibrio
  4. Mejora la resistencia
  5. Mejora los reflejos

Además de este ser un deporte muy recomendado para aquellas personas que desean probar algo diferente, el esquí acuático es lo ideal.

Características del esquí acuático

En la actualidad, el esquí acuático, es uno de los más populares, especialmente en Australia, la Europa mediterránea, Suráfrica y Estados Unidos. Este deporte consiste en esquiar sobre el agua agarrados a un cabo de arrastre tirado por una lancha motora de gran potencia. Además, se puede realizar maniobras espectaculares sobre uno o dos esquís.

Materiales del esquí acuáticos

Los esquís acuáticos están hechos de plástico, madera, o fibras de vidrio reforzadas. Estas suelen mayormente tener una longitud de 1,7 a 1,8 m, unos 15 cm de ancho, y además cuentan con unas cintas flexibles para los pies, Los alerones que tienen por debajo, son los que proporcionan estabilidad y hace que se facilite la ejecución de giros muy pronunciados, Las tablas para ir de rodillas son más anchas y más cortas.

Los esquís son diferentes según la disciplina que se desee practicar.

  1. El esquiador aficionado normalmente utiliza, esquís de 180 cm.
  2. Los pequeños, de menos de 120 cm, son los más manejables, ya que son los más adecuados para realizar figuras.
  3. Para el salto, es mejor que sean más cortos y más anchos, para tener mayor superficie de apoyo. El monoesquí se utiliza para el eslalon.